Ser un hombre sano y fuerte

Entrenar en reposo: los efectos del entrenamiento isométrico

Entrenar en reposo: los efectos del entrenamiento isométrico
Los ejercicios isométricos

En el mundo del deporte no hay nada más sencillo que el entrenamiento isométrico. No necesitamos ningún equipo para ello, ni siquiera ropa deportiva. Podemos hacerlo en cualquier posición, a cualquier hora del día y en cualquier lugar. ¿Cuál es el efecto? Una mayor resistencia y estructura muscular eficiente.

Los ejercicios isométricos consisten en tensar los músculos sin cambiar su longitud. En la práctica, se trata de ejercitar los músculos del cuerpo de manera estática: la propia resistencia de los músculos es suficiente para lograr los efectos deseados.

Los ejercicios isométricos

Ejemplo.

Mantenga las manos contra la pared y tense los músculos de los hombros como si quisiera moverla. No haga ningún movimiento porque la pared se nos resiste. Todo el esfuerzo se basa únicamente en la tensión de los músculos. Los músculos se deben tensar y aflojar alternativamente, en varias series de unas pocas o una docena de repeticiones.

Este ejercicio desarrolla los músculos de los brazos y del pecho, pero a través del entrenamiento isométrico podemos trabajar cualquier parte de los músculos. Las contracciones isométricas en las que se basa esta forma de ejercicio son una parte habitual del entrenamiento de los deportistas profesionales. También son la base de los ejercicios de rehabilitación, previenen defectos posturales y alivian el dolor durante el parto. Asimismo, tienen excelentes resultados a la hora de desarrollar los músculos y esculpir la figura, ya que el cuerpo se hace más fuerte y esbelto.

Entrenamiento isométrico y desarrollo muscular

El entrenamiento isométrico no excluye otras formas de actividad física. Todo lo contrario: se puede realizar como calentamiento antes de otro entrenamiento de fuerza o como un elemento “extra” después de terminar los ejercicios adecuados. Las contracciones correctas hacen que el desarrollo muscular sea más eficiente y efectivo. Un solo entrenamiento isométrico puede incluir diferentes ejercicios para fortalecer la misma musculatura. Se puede hacer de pie, sentado o tumbado. Estimulamos la tensión muscular apretando el puño, tratando de romper o estirar algo o manteniendo el cuerpo en una posición (por ejemplo, la silla).

Los ejercicios isométricos

Este esfuerzo, aunque estático y poco cansado, ayuda a fortalecer los músculos y al mismo tiempo favorece su crecimiento. Al realizar los ejercicios, no podemos olvidarnos de la respiración. El reflejo natural durante la contracción es contener la respiración, pero en este caso debemos mantener una respiración regular que nos ayuda en el esfuerzo. El entrenamiento en sí puede ser corto. Las respectivas contracciones isométricas deben durar de 3 a 6 segundos.

Sending
User Rating 5 (1 vote)
 
Comments

No comments yet.